28 noviembre 2008

ALGUNAS FRASES CÉLEBRES (en determinados casos no tan respetadas por los miembros de la Asociación).-


"Ave color, vini clari! / ave, sapor sine pari".
¡Salud, vino claro! / ¡Salud, sabor sin igual!
Comienzo de un himno goliardesco. En la Edad Media, se llamaba goliardos a estudiantes y clérigos que hacían de juglares y componían canciones bufas, en latín macarrónico, elogiando la gula, la ebriedad y la vida desordenada.

"Annorum vinum, socius vetus et vetus aurum".
Vino añejo, amigo viejo y oro viejo.
Para indicar cosas que ganan con los años. A pesar de que en la antigua Roma no se criaba el vino como en la actualidad, sí se apreciaba el buen vino que sabía envejecer.

"Bibere humanum est, ergo bibamus".
Beber es humano, luego bebamos.
Esta inscripción figura en la taberna Rathaus Kelleer de Nuremberg.

"Brevis oratio et longa manducatio".
Discurso breve y comida larga.
Frase chusca contra los largos discursos al principio de los banquetes.

"Bonum vinum laetificat cor hominis".
El buen vino alegra el corazón del hombre.
Aforismo muy conocido que señala el poder estimulante del vino.

"Caro roborat, pisces vero sunt parvi alimenti".
La carne da fuerzas, pero los peces son de poco alimento.
Indica el superior poder energético y calórico de la carne. El pescado estaba considerado como alimento vulgar y propio de la plebe.

"Copia ciborum, subtilitas impeditur".
La abundancia de alimentos entorpece la inteligencia.
Frase del estoico Séneca contra los excesos en la comida.

"Cura fugit multo diluiturque mero".
Las preocupaciones huyen y se borran con abundante vino.
Otro elogio de los poderes antidepresivos del vino.

"Caseus et panis sunt optima fercula sanis".
Queso y pan son los mejores alimentos para las personas sanas.
Adagio medieval que alienta la frugalidad en la alimentación.

"Caseus ille sanus quem dat avara manus".
Es saludable el queso dado por mano avara.
Para dar a entender que el queso debe comerse en poca cantidad para que sea saludable.

"Dant animos vina".
El vino infunde valor.
Otra alabanza de las virtudes del vino.

"Deus qui fecit totum, benedicat cibum et potum".
Dios que lo hizo todo, bendiga la comida y la bebida.
Fórmula medieval de bendición de la mesa que aún se conserva en algunos conventos.

"Esse oportet ut vivas, non vivere ut edas".
Conviene comer para vivir, no vivir para comer.
Máxima de Quintiliano, que, como todos los estoicos, predicaba la frugalidad.

"Fabas indulcat fames".
El hambre endulza las habas.
Para dar a entender que el hambre es el mejor condimento. De paso, penetramos en lo extendido que estaba el consumo de habas o alubias y en el uso del azúcar como condimento de platos.

"In taberna quando sumus / non curamos quid sit humus".
Cuando estamos en la taberna / no nos preocupamos de la tumba.
Comienzo de otra canción goliardesca.

"In vino veritas".
En el vino está la verdad.
Uno de los aforismos latinos más conocidos, que refiere la tendencia a la sinceridad de los borrachos.

"Inter prandendum sit saepe parumque bibendum".
Mientras se come debe beberse frecuentemente y poco.
Máxima médica medieval, que reconviene las largas libaciones en la comida.

"Lac postum vinum venenum".
La leche tras el vino es veneno.
Otro aforismo médico medieval, que recomienda no mezclar ambos líquidos.

"Lactuta in cibis aviditatem incitat".
La lechuga entre los manjares, excita el apetito.
Reconocimiento del valor desengrasante de la lechuga.

"Mala digestio, nulla felicitas".
Mala digestión, ninguna felicidad.
Sentencia estoica; contra lo que va, en el fondo, es contra los excesos en la comida.

"Mala sine cortica bona, cum cortica meliora".
Las manzanas sin piel son buenas, con piel son mejores.
Para alabar las virtudes terapéuticas y alimenticias de la piel de la fruta.

"Non facit ebrietas vitia, sed protrahit".
La embriaguez no hace vicios, sólo los evidencia.
Frase de Séneca recomendando la templanza en el beber.

"Nunc est bibendum".
Ahora, bebamos.
Inicio de una oda de Horacio.

"Omnia siccis dura".
Todo es duro para los abstemios.
Sentencia epicúrea, que indica que los abstemios son gente triste.

"Optimum cibi condimentum fames".
El mejor condimento es el hambre.
Frase de Cicerón, otro estoico, para alabar la comida sencilla y frugal.

"Panem probato levem, gravem que caseum".
Come el pan liviano y el queso pesado.
Para señalar que el pan es un simple acompañante del queso, que es el manjar.

"Persica, pira, poma, requirunt vina bona".
Los melocotones, las peras y las manzanas, requieren buenos vinos.
Quizá vale más la rima que el consejo; hoy en día no se considera a las frutas la mejor compañía para los grandes vinos. No obstante hay que considerar que en el mundo romano, tanto la fruta como el vino eran productos de lujo.

"Post pisces nux sit, post carnes caseus adsit".
Después de los peces, nueces; después de las carnes, queso.
Otra máxima médica medieval, cuyo único sentido, intuímos, es separar el consumo de grasas animales de las demás.

"Prima cratera ad sitim pertinet, secunda ad hilaritatem, tertia ad voluptatem, quarta ad insaniam".
La primera copa es para la sed, la segunda para la alegría, la tercera para el placer, la cuarta para la locura.
Preciosa máxima que retrata perfectamente los sucesivos estados que produce la bebida.

"Qui potare non potestis / ite procul ab his festis / non est locus hic modestis".
Los que no podáis beber, marchaos lejos de esta fiesta, aquí no hay lugar para los tímidos.
Otro poema goliardesco, fiel a la filosofía de sus autores.

"Salivam movere".
Mover la saliva.
Expresión similar a nuestro "hacerse la boca agua".

"Si bene commemini, causae sunt quinque bibendi: hospitis adventus, praecens sitis, atque futura, aut vini bonitas, aut quaelibet altera causa".
Si mal no recuerdo, son cinco los motivos para beber: la llegada de un amigo, la sed del momento, o la futura, la bondad del vino o cualquier otra cosa.
Conocido epigrama que elogia las virtudes del vino en cualquier circunstancia.

"Siculae dapes".
Manjares sicilianos o mesas sicilianas.
Los sicilianos eran famosos por sus comidas abundantes, sabrosas y bien condimentadas.

"Sine Cerere et Libero friget Venus.
Sin Ceres ni Baco, Venus está fría".
Para indicar que los placeres del amor suelen ir unidos a los de la bebida y la mesa.

"Victus et amictus".
Comida y vestido.
Se emplea cuando se habla de necesidades elementales.

"Vina bibant homines, animatia cetera fontes".
Que beban vino los hombres, los animales agua de las fuentes.
Señala que el vino es un elemento civilizado y cultural.

"Vivis piscibus aqua, mortius vinum".
Para los peces vivos el agua, para los peces muertos el vino.
Refleja la costumbre romana de cocinar los peces con vino.

FRASES INCLUIDAS EN LA PÁGINA WEB http://www.terra.es/personal/aiolozil/revista/revzap2/art003.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HE AQUÍ, MEDIANTE LA PRESENTACIÓN QUE INCONTROVERTIBLEMENTE MERECEN, "LOS ENEMIGOS DE LA VACA".-

ALGUNAS PREFERENCIAS DE "LOS ENEMIGOS DE LA VACA".-

HISTORIA DEL BRINDIS.-

Según el diccionario de la Real Academia Española el término brindis significa: (Del aleman "bring dir's", yo te lo ofrezco).
1. Acción de brindar con vino o licor.
2. Palabras que se dicen al brindar.
El origen del término se remonta al siglo XVI, y tiene como motivo la celebración de una victoria del ejército de Carlos V sobre su oponente.
Según relatan los historiadores, el lunes 6 de Mayo de 1.527, las tropas de Carlos V toman de forma victoriosa Roma y la saquean. El saqueo fue algo imprevisto. Lactancio, caballero mancebo de la corte del Emperador, convencerá a su interlocutor, el Arcediano del Viso, testigo del saqueo, de que el Emperador ninguna culpa tuvo en ello y de cómo Dios lo permitió por el bien de la cristiandad.
Con motivo de tal victoria, cuenta la historia, que los mandos militares llenaron sus copas de vino, las alzaron al frente y dijeron la frase anteriormente citada: "bring dir's", yo te lo ofrezco. Este hecho, ha dado lugar a la tradición de brindar cuando se celebra algo.
Pero como en todas las historias, hay otras versiones que adelantan mucho más, en el tiempo, los orígenes de los brindis.
Estos lo sitúan en tiempos de los griegos, y tiene que ver con la muestra de confianza que el anfitrión ofrecía a sus invitados. En los grandes banquetes y convites que los más pudientes organizaban para su deleite o en honor de alguien, los criados servían en las copas a todos los invitados y el anfitrión alzaba su copa y tomaba un trago, como señal de que aquella bebida era buena y no tenía veneno alguno. Por aquel entonces, la mejor forma de eliminar a los enemigos era envevenar la bebida.
En todo brindis se plantea la cuestión sobre chocar o no las copas. Aunque es suficiente con hacer el gesto hacia el resto de los comensales, alzando levemente la copa, hay muchas veces que nos gusta el choque de nuestras copas con la de los vecinos de mesa. Lo más correcto es no hacerlo.
Pero chocar las copas también tiene su origen. Uno de los más avalados por la historia, es que el choque de las copas tenía la función de "salpicar" y mezclar el contenido de ambas copas, sobre todo entre los monarcas y los nobles, que utilizaban estos métodos para eliminar rivales, para demostrar que no se ofrecía ningún tipo de bebida envenenada. Así, si cualquiera de ambas bebidas contenía veneno, este quedaría repartido en ambas copas. Como vemos, entra de nuevo en juego una cuestión de confianza y muestra de amistad en el rito de chocar las copas.
Otra de las versiones, indica como origen las sociedades romana y griega, donde eran habituales los grandes banquetes y fiestas. Era tal la magnitud de aquellas fiestas, que los comensales solían levantar y golpear sus copas para llamar la atención de los sirvientes y para que les sirvieran de nuevo más bebida.
Esta costumbre pasó al brindis, con que se golpeaban las copas para llamar la atención del resto de comensales para hacer el brindis.
Es costumbre también a la hora de brindar decir alguna palabra o expresión como salud, cheers, proischt, saude, salute, santé, etc.

HISTORIA DE LA ASOCIACIÓN "LOS ENEMIGOS DE LA VACA".-

Corrían los primeros años de la década del 90, cuando un grupo de amigos, residentes en San Antonio de Padua, Partido de Merlo, Provincia de Buenos Aires, República Argentina, al finalizar un torneo de "paddle tennis", decidieron organizar un asado.
Por cierto, como verán, el asado resultaría inolvidable.
Fue durante los postres cuando alguien formuló una pregunta:
¿Qué pasaría si, tal como está sucediendo, las vacas, que son aproximadamente cincuenta y dos millones, se siguen reproduciendo más rápido que el crecimiento de la sociedad argentina que, a la fecha, no supera los veintisiete millones de habitantes?
Muchas fueron las respuestas, advirtiéndose que el consumo de vino se hacía notar.
Así, otro reflexionó ¡Ustedes hablan de las vacas y nada dicen de los corderos, los cabritos, los lechones, los pollos, los pavos, y todo lo que anda por ahi! ¡El problema será mucho más grave, y mucho antes, de lo que Uds. vaticinan!
¡Atención viejo, y los peces, los mariscos, todo lo del mar! espetó otro.
¡Estamos en peligro, lo único que queda es comerlos! dijo el que, quizás, menos había hablado hasta el momento.
De allí, hasta la propuesta y acuerdo de organizarse y acometer la tarea, pasaron escasos minutos.
¡Debemos empezar cuanto antes! dijo uno.
¡Mañana sabado! contestó otro.
Bien, he allí, aunque cueste creerlo, el evento que excitó la conformación de la Asociación "Los enemigos de la vaca", denominación que fue asignada porque la primer tarea fue "dar cuenta" de un costillar vacuno.
Loading...
Loading...
Loading...